Blog

Adhocracia: qué es y por qué es importante

adhocracia qué es

En el mundo de la empresa busca constantemente mejorar los resultados a partir de mejorar la organización interna y la manera de hacer las cosas. En los últimos tiempos, han aflorado nuevos conceptos que llevan a sus espaldas la productividad y la eficacia. Uno de ellos es la adhocracia, seguido y aplicado por muchos. ¿Quieres saber de qué se trata? ¡Sigue leyendo!

Desde tiempos inmemoriales, en la gran mayoría de corporaciones se instaba a elaborar un extenso organigrama. En él quedaba más que claro cuál era la jerarquía que se seguía. Durante años, existía la figura del jefe y sus decisiones inamovibles. Hoy en día, muchas empresas ya desarrollan la adhocracia.

¿Pero qué es la adhocracia?

El término fue acuñado en 1968 por Warren Bennis en su libro “La sociedad temporal”. Desde entonces ha sido como concepto de referencia en management. Etimológicamente, se trata de la unión entre la expresión latina ad hoc (para esto) y la griega kratos (sistema). Adhoc significa, por tanto, la adaptación a las circunstancias, internas y externas, y la ausencia de una jerarquía como la venimos conociendo..

La base de este concepto es la realización de tareas y la resolución de problemas de manera que prime la responsabilidad individual. Para poder conseguir un fin, normalmente suelen crearse equipos, dejando al lado la organización vertical u hortizontal. De hecho, la palabra clave de esta disciplina no es otro que la colaboración. Sus características son las siguientes:

  1. Las directrices en cuanto a acciones son limitadas. Las actuaciones de cada uno se convierten en un compromiso personal. Los resultados dependen del propio trabajador y es el encargado de asumir cualquier responsabilidad de su trabajo. Las funciones de cada trabajador, obviamente, están descritas de manera general. Sin embargo, no están supeditadas a jefes ni reglas concretas.Así, toda persona se gestiona su propio tiempo y sus tareas, motivándose la autogestión y el reparto de funciones.
  2. Los perfiles de los trabajadores son diversos. Se pretende que haya multitud de habilidades y, por eso, hace falta que exista personal proveniente de diversos ámbitos y sectores. Con la adhocracia se busca la combinación de personal para obtener óptimos resultados gracias a la colaboración.
  3. Ninguna opinión tiene más peso que otra. Todo lo que aporte es bienvenido y nadie es más que nadie. 
  4. No hay roles definidos. Como hemos dicho anteriormente, no hay puestos como tal. Cada uno se hace cargo de sus responsabilidades y no existe puestos de trabajo con nombre y apellidos. A lo largo del recorrido del trabajador irá adoptando papeles y responsabilidades diferentes.

La principal ventaja de la adhocracia es que supone un buen método de motivación para los empleados. Todos y cada uno de ellos puede optar por desempeñar cargos de responsabilidad. Esto ayuda a que se sienta valorado dentro de la empresa y se abra a la hora de colaborar con los demás en la toma de decisiones. Además, de ello, el afrontar nuevos retos con continuidad evita caer en la rutina y el hastío. Incluso es útil para fomentar el trabajo en equipo y la flexibilidad en el trabajo.

Ya lo sabes, ¡apuesta por la adhocracia!

Deja un comentario