Blog

Cómo responder en una entrevista a la pregunta: ¿Cuáles son tus fortalezas y débiles en una entrevista de trabajo?

cuales son tus fortalezas y debilidad - preguntas en una entrevista de trabajo

Cuando vas a una entrevista de trabajo sabes que te harán preguntas que responderás sin problema y que te permitirán lucirte. Pero luego hay otras preguntas, esas que te ponen nervioso y para las que te cuesta encontrar una respuesta convincente como: ¿Por qué hay un vacío en tu experiencia laboral entre abril y noviembre de 2016? ¿Te fuiste tú o te despidieron de tu último trabajo? O el clásico de las entrevistas de trabajo, ¿cuáles son tus fortalezas y debilidades? Sigue leyendo y entérate de cuáles son las claves para responder correctamente a esta pregunta. 

1. Prepara en profundidad las preguntas donde eres más vulnerable

Cuando te hacen una pregunta algo más compleja de lo habitual es importante que respondas sin titubear, pero para eso es necesario prepararse a fondo la entrevista y no dejar lugar a la improvisación. De esta manera podrás adelantar tus respuestas y a la hora de la verdad, no te resultará complicado responderlas sin quedarte bloqueado.

2. Autoanálisis y conocimiento sobre uno mismo

Te recomendamos que hagas un ejercicio de autoanálisis en el que identifiques las cuestiones en la que eres un auténtico crack en tu trabajo y por las que mereces que te contraten y también, aquellas tareas que te cueste más sacar adelante. El entrevistador lo que pretende es conocerte un poco mejor a través de tus respuestas y saber cómo afrontas tus debilidades y fortalezas dentro del ámbito profesional.

A medida que avance la entrevista, el reclutador irá recopilando información sobre cómo te manejas al hablar de ti mismo y el grado de autoconocimiento que tienes de los aspectos positivos y negativos de tu personalidad que interfieren en tu carrera profesional.

3. ¿Cuáles son tus fortalezas?

Definir aspectos positivos de la personalidad de cada uno implica conocerse muy bien y ser autocríticos. Sin embargo, esta tarea puede complicarse si además consideramos que lo que para una persona es un aspecto positivo para otra puede no serlo. Por ese motivo, cuando en una entrevista hables de tus virtudes es fundamental que te centres en aquellas características de tu personalidad que popularmente se reconocen como tales. Veamos a continuación, cuáles son:

  • Trascendencia: se refiere a la capacidad que tienen las personas para que su vida forme parte de algo más grande dentro de un contexto global. En ese sentido, por ejemplo se considera positivo una persona que recicle y se preocupe por el medio ambiente.
  • Templanza: esta virtud se refiere a la capacidad de las personas para hacerse más fuertes en los momentos complicados. Disponer de una moderación que nos permita identificar cuáles son realmente nuestras necesidades.
  • Justicia: es una cualidad del ser humano que permite actuar siempre en base a una verdad y dándole a cada quien lo que le corresponde, incluso a uno mismo. Esto cualidad engloba valores cívicos, el bien común de la sociedad, la ciudadanía, etc.
  • Coraje: se refiere a la fuerza de voluntad que tiene una persona para alcanzar sus objetivos. Aquí sen engloban otras cualidades positivas como la valentía o la perseverancia.
  • Humanidad: esta virtud implica la preocupación por el bienestar común, la sensibilidad hacia el dolor de terceras personas, la solidaridad hacia los más desfavorecidos, etc. Aquí también se engloban otras cualidades positivas como el amor, la bondad o la inteligencia emocional.
  • Sabiduría: disponer de la información y el conocimiento permite utilizar la inteligencia y la experiencia para resolver problemas con éxito.

Define de forma clara y sencilla qué virtudes forman parten de tu personalidad. Teniendo en cuenta que lo más importante es encontrar el equilibrio para dar una buena sensación al entrevistador. Responder con humildad puede hacer que el reclutador subestime tus habilidades; sin embargo, insistir mucho en tus virtudes puede hacerte parecer arrogante. Lo importante, es encontrar el equilibrio.

4. Honestidad y ejemplos de superación

Durante la entrevista debes ser honesto en todo momento, pero sin tirar piedras sobre tu propio tejado. Cuando hables de un aspecto negativo de tu personalidad o de una mala experiencia en el trabajo acompáñala siempre de algún ejemplo en el que describas de qué forma conseguiste que ese aspecto no supusiera una barrera para ti y superaste esa mala experiencia con éxito.

De esta manera, estarás hablando de una debilidad que terminas convirtiendo en una fortaleza porque te permite superar una prueba. Todo el mundo tiene debilidades y está en nuestra mano superarlas y mitigar su efectos negativos.

5. Resta importancia a los aspectos negativos de tu carácter 

Una buena forma de quitarle importancia a tus debilidades es contando alguna anécdota en la que quede patente cómo asumes tu carácter y dispones de capacidades para mejorarlo. Veamos un ejemplo sobre el aspecto negativo de no saber delegar:

“En los primeros años de mi carrera me costaba mucho delegar en otras personas porque pensaba que no sabrían hacer mi trabajo. Sin embargo, con el paso de los años he aprendido a confiar en el trabajo de los demás. De forma que ahora puedo centrarme más en potenciar aquellos aspectos donde realmente sé que es imprescindible mi labor”.

6. Coloca en perspectiva tus debilidades

Antes del día de la entrevista es importante que analices las competencias del puesto al que te presentas. De esta manera, podrás orientas tu propia experiencia y destacar de entre tus fortalezas, aquellas que estén más relacionadas con las aptitudes necesarias para el puesto. Respecto a las debilidades habla sobre aquellas que sean competencias  menos relevantes para el puesto.

7. Sé claro y no te prepares respuestas exactas

Ser claro y conciso en tus respuestas tendrá un resultado positivo en la entrevista y facilitará el trabajo del entrevistador. Es normal que quieras tener preparada cada pregunta, sobre todo las más peliagudas pero no memorices respuestas exactas, ni ensayes ninguna respuesta, únicamente ten claras cuáles son tus debilidades y fortalezas para que puedas hablar de ellas con fluidez y naturalidad.

Ten en cuenta que es muy probable que el entrevistador, en base a su experiencia, se percate de los cambios (respuestas aprendidas de memoria y las que no) con respecto al resto de la conversación y es preferible que seas natural y mantengas una coherencia en todo tu discurso.

8. Evita comentar que eres perfeccionista o muy trabajador

Los responsables de RRHH de las empresas escuchan respuestas como estas muy a menudo. De modo que si lo que quieres es destacar sobre el resto de candidatos y postularte como uno de los favoritos, es mejor que te centres en cómo conseguiste sobreponerte ante un desafío profesional y ejemplifiques por qué ahora, gracias a eso,  eres un mejor profesional.

En definitiva, las preguntas varían en cada entrevista, ya que cada empresa tiene una serie de requisitos propios a la hora de elegir a un candidato que se convertirá en el nuevo integrante del equipo. Además, también varían en función del puesto de trabajo que se vaya a desempeñar. Sin embargo, la pregunta “¿cuáles son tus fortalezas y debilidades?” suele repetirse en todas ellas porque muestra aspectos muy importantes de la personalidad del candidato y además permite al reclutador averiguar:

  • Si tus aspectos positivos están en línea con las cualidades que requiere el puesto.
  • Si te conoces en profundidad y eres capaz de hablar sobre ti mismo con confianza.
  • Si destacas sobre el resto de candidatos por tus cualidades.
  • Si tienes habilidades comunicativas.

Todo esto a través de una sola pregunta en la que cobran importancia dos aspectos: la naturalidad y la honestidad con la que responda y la intuición que tenga para transformar sus debilidades en fortalezas.

Si después de este post te sientes motivado para enfrentarte a nuevas entrevistas de trabajo, te proponemos que le eches un vistazo a los procesos de selección que tenemos actualmente abiertos para ver si alguno te interesa y se ajustan a tu perfil profesional. Entrar en Ofertas de empleo.

Deja un comentario