Blog

¡Conoce las claves para motivar y fidelizar a un equipo de trabajo!

¡Conoce las claves para motivar y fidelizar a un equipo de trabajo!

La motivación es fundamental para dar lo mejor de ti en cada tarea que realices. Además, en gran medida, la consecución de tus objetivos y el cumplimiento de tus metas depende de la actitud con la que enfrentes tu día a día. Si lo extrapolas al ámbito profesional, podrás entender lo importante que es para una empresa contar con un equipo de trabajo motivado si quieren combatir el absentismo laboral  o la fuga de talentos. ¿Te interesa este tema? ¡Sigue leyendo y conoce las claves para motivar y fidelizar a un equipo de trabajo!

¿Qué es la motivación?

De forma sencilla, podemos definir la motivación como lo que te empuja a perseguir tus sueños y avanzar hacia tus objetivos para satisfacer tus necesidades. Es un proceso interior que permite que una conducta perdure en el tiempo. Sin embargo, hay elementos exterior que pueden influir, tales como: salario bajo, falta de objetivos o un proyecto empresarial, monotonía en el puesto de trabajo, jornadas de trabajo demasiado largas, excesiva carga de trabajo, dificultad para conciliar la vida personal y laboral, nula o mala relación con los compañeros, falta de comunicación dentro del equipo trabajo, ausencia de reconocimiento por parte de tus superiores, etc.

Si te fijas, hay muchos motivos que pueden llevarte hasta el desánimo y la falta de motivación. Razón de más para potenciar la figura de un líder que pueda dar un giro a la situación y revertir todo el proceso que lleva a la falta de motivación y finalmente, al abandono del puesto de trabajo.

La figura del líder

La figura del líder va mucho más allá de la dirección del equipo y la gestión de proyectos. La figura del líder tiene un lado humano que resulta fundamental para el desempeño de sus labores como último responsable tanto del equipo, como del trabajo.

Tarde o temprano, si un empleado no está agusto en la empresa terminará yéndose, provocando un importante desajuste dentro de la compañía y grandes dificultades para el cumplimiento de los objetivos marcados. Para evitar que esto ocurra, el líder debe poner en marcha iniciativas que le permitan fidelizar a los miembros de su equipo. ¿Cuáles son estas iniciativas? Vamos a verlas a continuación.

Acciones para motivar a un equipo de trabajo

Estas son las acciones que se deben poner en marcha dentro de una empresa para mantener a la plantilla motivada:

  • Realizar cursos de formación de interés para los trabajadores. De esta manera continuarán creciendo como profesionales dentro del sector y eso los mantendrá motivados.
  • Definir el papel que cada miembro del equipo debe cumplir dentro del grupo. También es importante definir cuáles son sus tareas y sus responsabilidades para que no haya malos entendidos entre compañeros.
  • Poner a disposición de los empleados los recursos necesarios para el desempeño de sus labores profesionales. No contar con los equipos necesarios, las licencias o las herramientas… provocará un estado de frustración permanente en el trabajador motivada por la pérdida de tiempo y la falta de recursos. Lo que desembocará en que no haga, o que haga mal su trabajo.
  • Facilitar la conciliación mediante la flexibilidad horaria. Este punto es fundamental para combatir el absentismo laboral.
  • Promover la participación de los trabajadores en talleres formativos que les proporcionen las herramientas necesarias para resolver conflictos, enfrentarse a situaciones de estrés, controlar sus emociones, etc.
  • Disponer de espacios en la oficina para mantener reuniones de equipo en las que todos participen y puedan exponer sus ideas al resto de compañeros (brainstorming). De esta manera, se fomenta el compañerismo y la comunicación dentro del grupo.
  • Incentivar el trabajo en equipo mediante el reparto de las tareas vinculadas a un proyecto entre varias personas. Donde cada uno sepa exactamente cuál es su papel dentro del grupo de trabajo permitirá mantener una comunicación fluida en la oficina donde todos aporten lo mejor de sí mismos para que el proyecto salga adelante.
  • El lugar de trabajo debe ser un espacio ordenado y limpio con la temperatura adecuada y la ventilación idónea para que todos los trabajadores puedan trabajar cómodamente. Un espacio demasiado reducido, desordenado, donde haga mucha calor o demasiado ruido dificulta el trabajo y desmotiva a los trabajadores.
  • Cultivar un buen clima de trabajo a través de actividades que la empresa organice dentro del horario laboral pero fuera de la oficina hará que todos se conozcan en un ámbito más personal y facilitará las relaciones personales y profesionales pero también la convivencia en la oficina.

Precisamente el último punto, es quizás el más importante para que los profesionales se sientan cómodos dentro de la oficina. El equipo de trabajo pasa tanto tiempo junto que terminan conviviendo los unos con otros y eso traspasa el terreno profesional. Al final, en la oficina pasas una media de 8 horas diarias y eso es una parte importante de tu rutina. Durante ese tiempo, te relacionas con personas que tú no has elegido, al contrario de lo que pasaría en tu vida personal.

Por ese motivo, es responsabilidad de la empresa poner en marcha las iniciativas necesaria para facilitar un ambiente de trabajo agradable. Los responsables de plantilla deben promover el respeto, el compañerismo, la empatía y un ambiente de trabajo adecuado para intercambiar ideas y conocimientos entre compañeros. Todas estas actitudes se pueden incentivar, como hemos comentado antes, mediante actividades que la empresa puede poner en marcha para que los miembros de la plantilla se conozcan mejor, interactúen entre ellos y se conozcan a un nivel más personal. Todo ello tendrá una repercusión positiva en el ambiente de trabajo dentro de la oficina.

Estas son algunas de las prácticas más comunes para elevar la motivación de los trabajadores de una empresa y fomentar el trabajo en equipo. Ponerlas en práctica es la tarea que debe desempeñar un buen líder para combatir el absentismo laboral y la fuga de talentos.

Deja un comentario