Blog

¿Cuáles son las ventajas para los trabajadores de disponer de un coche de empresa?

entajas para los trabajadores del coche de empresa

Las empresas ofrecen un coche corporativo a sus trabajadores para que puedan hacer su trabajo o porque se contempla como parte de la remuneración que percibe el empleado. No obstante, ¿qué ventajas tiene para el trabajador disponer de un coche de empresa? ¿Qué le trae más en cuenta tener un coche de empresa o que le den el dinero? ¡Resolvemos estas preguntas a continuación!

Coche de empresa

Un coche de empresa es un vehículo que ha sido comprado por la compañía pero que realmente quien hace uso de él es el empleado.

¿Qué motiva a las empresa a ofrecer un coche a sus empleados?

Los tres principales motivos que llevan a las empresa a darle un coche corporativo a sus empleados son:

– El trabajador necesita desplazarse diariamente para realizar su trabajo (por ejemplo: un comercial) y la empresa prefiere ofrecerle un coche que contemplar los gastos de kilometraje, mantenimiento, averías, etc.

– La empresa prefiere darle a su trabajo una remuneración en especie -el coche-, en lugar de pagarle más dinero todos los meses.

– La empresa y el empleado se beneficiarán de las ventajas fiscales que ofrece el coche de empresa.

Está claro que las organizaciones que optan por ceder un vehículo corporativo a sus trabajadores, lo hacen porque les compensa, tanto en lo que se refiere al trabajo que hacen sus empleados, como por la satisfacción que le reporta a su plantilla.

¿Qué ventajas tiene disponer de un coche de empresa para el trabajador?

Ya hemos vistos los motivos que llevan a una empresa a ceder un coche corporativo a sus empleados, ahora analizaremos qué ventajas tiene para el trabajador disponer de un coche de empresa.

– Hacen un uso particular del coche de empresa

Uno de los motivos por los que los trabajadores más agradecen el tener esta posibilidad es porque pueden darle un uso particular al coche de empresa. No obstante, hay que añadir que no todas las empresas lo permiten. Las corporaciones grandes son las más flexibles en este sentido.

-Ahorran mucho dinero 

Si la empresa permite el uso del coche en el ámbito privado, el trabajador se ahorra una gran cantidad de dinero. Ya que no tendrá que comprarse un coche, ni que contratar un seguro, tampoco tendrá que asumir los gastos de mantenimiento, ni los de combustible. Además, puede desgravar el coche de empresa como retribución en especie vía IRPF.

-Coche nuevo cada pocos años

Otra de las ventajas que más ilusión les hace a los trabajadores es disponer de coche nuevo cada pocos años. Esto se debe a que las empresas firman contratos de renting que les permite renovar la flota de sus coches cada 3 o 5 años. Esto se hace porque los modelos de coches nuevos son más seguros y se estropean menos que los coches que ya tienen más de 5 años de antigüedad y uso.

-No tienen que preocuparse del mantenimiento

Los trabajadores que disponen de un coche de empresa que pueden utilizar en su vida personal, saben que tienen la tranquilidad de que dispondrán siempre de un coche en perfecto estado. Esto se debe a que en los contratos de renting se incluye el mantenimiento del coche. De modo que si el trabajador detecta alguna anomalía, solo tiene que llamar al taller y acordar una cita para que ellos se encarguen de su reparación.

-Coche de sustitución

Es habitual que los contratos de renting incluyan una cláusula que permita la cesión de un coche de sustitución en caso de que el empleado se quede sin coche porque está en revisión, ha sufrido una avería o un accidente. De este modo, el trabajador y la empresa siempre tienen la tranquilidad de que nunca se quedarán sin coche. Lo que permite al trabajador seguir cumpliendo con sus obligaciones laborales.

Ya hemos visto que disponer de un coche de empresa es una oportunidad muy interesante, pero ¿no lo sería más  recibir en nómina más dinero todos los meses?

En nuestro país, el coche de empresa está considerado como una retribución en especie y en la Declaración de la Renta se incluye con el resto de ganancias. La cantidad que el trabajador debe tributar se determina según el uso que se le de al vehículo y a nombre de quien esté:

Si la empresa es el titular del vehículo: el uso del vehículo será valorado por el 20% anual del coste de adquisición.

-Sin embargo, si el titular es el trabajador: el coche será valorado por el 20% del valor de mercado del vehículo nuevo.

De forma adicional, del total a pagar se puede reducir un 30% si el vehículo está catalogado como energético, un 20% si es híbrido (y el valor de mercado es menor de 35.000€) y un 15% si las emisiones no superan los 120g/km (y el valor de mercado no supera los 25.000€).

En resumen, el coche de empresa es una retribución que el empleado debe valorar a la hora de negociar las condiciones de contratación de un nuevo empleo o un ascenso. Independientemente de que para hacer su trabajo tenga que usar el coche, es interesante la posibilidad de tenerlo si puede darle un uso particular por el dinero y las preocupaciones que el empleado se ahorra.

Deja un comentario