Blog

¿Por qué es importante la puntualidad en el trabajo?

por qué es importante la puntualidad en el trabajo

La puntualidad está presente en tu día a día. Te levantas a las 6:30 de la mañana para que te de tiempo a comenzar tu jornada laboral a las 8:00 en punto de la mañana. Haces un descanso para comer a las 14h y regresas a la oficina a las 15:30h para continuar trabajando hasta las 17:30h. Luego vas a la clase de spinning de las 18h y de camino a casa, te paras en el supermercado para comprar algo de pescado fresco para la cena.

Tu rutina la rigen unos horarios que son los que te permiten cumplir con tus obligaciones laborales y personales. Te autoimpones unos horarios que sabes que te permitirán llegar a tiempo a tus citas diarias y, además, disponer de espacio para disfrutar de tus hobbies y la compañía de tus seres queridos. ¿Quieres saber porqué es importante la puntualidad en el trabajo? ¿Te interesa conocer algunos consejos para mejorar tu puntualidad? ¡Sigue leyendo! 

La puntualidad en el trabajo

La puntualidad en el ámbito profesional es fundamental para conseguir tus objetivos, ya sean lograr un nuevo empleo, un ascenso o la cuenta de un cliente. Es una muestra clave del nivel de compromiso que tienes con tu trabajo, tus compañeros y la empresa.

La falta de disciplina y control sobre tu tiempo y cómo gestionas tus horarios para cumplir con tus obligaciones es un indicador de falta de interés, desorden y vaguedad. Cuando no eres puntual estás mostrando una falta de respecto por el tiempo de los demás, haces ver que valoras más tus ocupaciones que las de tu entorno y eso si se repite, puede provocar una falta de confianza y prestigio. Llegar tarde en una ocasión puede comprenderse, que sea algo sistemático repercute negativamente en la imagen que proyectas y la confianza que los demás tienen hacia ti.

¿Cómo organizar tu tiempo para ser puntual?

Para dejar de ser impuntual y aprender a organizar tu tiempo de manera óptima para que te permita cumplir con tus obligaciones y compromisos, es fundamental saber qué tiempo necesitas para realizar cada tarea. Esto te permitirá crear horarios acordes a tus necesidades y las demandas de tiempo que tenga tu propia rutina. Calcula cuánto tiempo necesitas para desayunar y prepararte para ir al trabajo, de esa manera sabrás a qué hora debes poner tu despertador para llegar a tiempo a la oficina.

Otro punto importante a la hora de optimizar tu tiempo es saber dar por terminada una tarea aunque el trabajo completo no se quede acabado. Por ejemplo, tienes que hacer un informe de seguimiento sobre un proyecto y entregarlo dentro de una semana, pero esa no es la única tarea que tendrás que cumplir durante estos 7 días, también tendrás que sacar tiempo para el resto de proyectos en los que estás trabajando. En ese sentido, es fundamental que planifiques tu agenda para que cada día cumplas con la ejecución de una parte de ese informe y a la vez, tengas tiempo para otros proyectos. De esta manera, te aseguras de que no estás descuidado ninguno de ellos.

Te recomendamos que dividas el informe en diferentes partes y cada día te organices para terminar una de ellas, de forma que al final de la semana tengas el documento completamente terminado.

Si estás empezando a implementar estas medidas dentro de tu rutina, te recomendamos que establezcas sistemas de control que te ayuden a limitar el tiempo que dedicas a cada tarea. Una forma fácil de hacerlo es dedicar algo de tiempo el fin de semana para poner al día tu agenda semanal con todas las citas que tendrás la semana siguiente. También puedes activar alarmas en el móvil que te recuerden las citas importantes o marque los tiempos que le dedicas a cada tarea para cumplir con toda tu agenda.

Otra opción muy útil es que te descargues alguna app que te permita elaborar un horario de actividades semanales y donde puedas activar alarmas para llegar a tiempo a tu cita en el destina o ese almuerzo de trabajo que tienes el miércoles.

No te agobies si al principio no calculas bien el tiempo que dedicas a cada tarea, irás progresando a medida que vayas trabajando en tus horarios y, a la larga, será la mejor forma de controlar el tiempo que requiere cada actividad para que no desperdicies minutos, o incluso, horas en cosas insustanciales y las inviertas en lo que realmente es importante para ti. Esto también te ayudará a ser más productivo, cosa que al final del día agradecerás porque habrás cumplido con todas tus obligaciones y no tendrás esa sensación de agobio o estrés por acumulación de trabajo pendiente.

¡Pon en práctica nuestros consejos y mejora tu puntualidad en el trabajo para aumentar tu prestigio y la confianza que tus compañeros tienen en ti!

Deja un comentario