Blog

¿Qué es y cómo superar con éxito una entrevista conductual?

¿Qué es y cómo superar con éxito una entrevista conductual?

¿Has oído alguna vez hablar de las entrevistas conductuales? Probablemente este modelo de entrevista de trabajo te resulte familiar si estás inmerso en plena búsqueda de empleo. En el post de hoy, te damos las claves para que superes con éxito tu próxima entrevista conductual y logres alcanzar el trabajo de tus sueños. 

La entrevista conductual es aquella en la que el candidato debe demostrar sus conocimientos y cualidades a través de ejemplos basados en su propia experiencia. Es normal que en este tipo de entrevistas se le solicite al entrevistado que explique detalladamente cómo se ha enfrentado a una situación de crisis, cómo ha resuelto algún conflicto, cómo ha encajada las críticas de sus jefes sobre su trabajo o que explique cuál fue su primer caso de éxito.

Cualquiera de las experiencias darán buena cuenta al entrevistador sobre tu conducta ante situaciones que ya has vivido y que se podrían volver a repetir en tu nuevo empleo. Por ese motivo, se considera que este tipo de entrevista son necesarias para prever el comportamiento de los candidatos y determinar cuál de ellos se ajusta mejor a las necesidades del puesto de trabajo.

El reclutador más allá de permanecer callado, ahondará en los ejemplos mediante diferentes preguntas  que le permitan verificar que la historia es real y comprobar la veracidad de los datos. Así que es conveniente que te prepares la entrevista para que seas capaz de trasmitir tus conocimientos y experiencia de forma clara y concisa, sin detenerte en detalle superfluos ni perder el hilo en ningún momento.

¿Cómo preparar una entrevista conductual?

  1. Lo primero que tienes que hacer es estudiar las habilidades exigidas en la oferta de trabajo. Una vez que tengas claras cuáles son, toma nota de ellas y ponte a pensar en experiencias de tu pasado que te permitan demostrar que tienes esas competencias.
  2. Ten preparadas un buen número de experiencias que puedas compartir con el entrevistador. No te preocupes que si no todas son experiencias profesionales, también pueden estar relacionadas con tu vida familiar, social, etc.
  3. También debes tener preparadas anécdotas sobre situaciones que no se hayan resuelto de manera favorable y ser capaz de comentar cuál fue la actitud con la que enfrentaste esos contratiempos.
  4. Lo mejor es que tengas un guión que te permite, de manera sencilla, estructurar tus anécdotas. Así te será más fácil recordarlas. Te proponemos el siguiente:
    1. Identifica y describe la situación, ya sea un problema, una circunstancia o una tarea que tenías que hacer.
    2. Describe con exactitud cómo reaccionaste ante ese hecho y las acciones que pusiste en marcha para resolverlo o hacerle frente.
    3. Explica el resultado obtenido después de llevar a cabo tu estrategia. Ten en cuenta que debes saber extraer algo positivo de la anécdota independientemente de que el resultado final sea el que esperas o no, o te haya reportado el éxito deseado. Puedes detallar lo que has aprendido sobre la nueva forma de ver y enfrentar ese tipo de situación.

Lógicamente, por mucho que te prepares la entrevista no podrás anticiparte a todas las situaciones que el entrevistador te va a plantear. No obstante, tener localizadas las anécdotas y practicar su narración son las claves para plantear experiencias que se ajusten a las demandas del reclutador y que a su vez, sirvan para ejemplificar tu forma de ser y de actuar. ¡Mucha suerte en tu próxima entrevista de trabajo!

Deja un comentario