Blog

Ventajas y desventajas de ser freelance

ventajas y desventajas de ser freelance

¿Qué es mejor trabajar por cuenta ajena o ser un freelance? Casi todo el mundo a lo largo de su carrera profesional se plantea en algún momento dejar su trabajo y convertirse en autónomo. Si estás en ese momento, sigue leyendo porque en el post de hoy analizaremos las ventajas y desventajas de ser freelance para que tengas toda la información antes de tomar una decisión.

Ventajas de ser freelance

1. Tú decides cuándo trabajas

Una de las principales ventajas de ser autónomo es que puedes decidir por ti mismo cuál será tu horario de trabajo. Si deseas trabajar por la tarde en lugar de hacerlo a primera hora de la mañana, no hay ningún inconveniente. Si deseas descansar 1 día cada 3 días de trabajo, también puedes hacerlo. Eres dueño de tu tiempo y puedes organizarlo como tú creas oportuno, sin tener que pedirle permiso, ni rendirle cuentas a nadie más sobre las horas que le dedicas al trabajo.

2. Tú eliges para quién trabajas 

Cuando estás trabajando en una empresa no puedes elegir en qué proyectos participas, tu jefe lo hace por ti. Los proyectos podrán gustarte más o menos, los clientes podrán ser más o menos de tu agrado pero nada de eso importa porque decidir para quién trabajas no está en tus manos.

Sin embargo, cuando eres freelance sí que puedes elegir con quién trabajas desde el mismo momento que tienes suficientes clientes como para mantenerte. Si pasado un tiempo desde que comenzó la relación laboral con un cliente sientes que su forma de ser o sus valores no encajan con los tuyos, puedes poner fin a vuestra colaboración y desearle lo mejor. ¡Así de fácil!

3. Tú decides desde dónde trabajas

Hoy en día, solo necesitas un ordenador, un teléfono y conexión a Internet para trabajar. Esto te permite viajar y poder trabajar desde cualquier sitio, ya sea tu propia casa, un tren o un chiringuito a orillas de alguna playa paradisíaca. ¡Tú decides dónde vas a trabajar cada día!

Si echas de menos el ambiente de una oficina, puedes ir a un espacio de coworking a trabajar o puedes quedarte en casa si lo prefieres. Lo importante, es que puedes decidir cada día de tu vida desde dónde trabajas y nadie más lo hará por ti.

4. Eres tu propio jefe

Ya no tendrás que dar explicaciones, tú eres el responsable del éxito o el fracaso de tu negocio. Para bien o para mal, todo depende de tu gestión. Tú eres quien deberá tomar todas las decisiones.

5. Los beneficios que genere la empresa son tuyos

Otro de los puntos más relevantes a la hora de decidir trabajar por cuenta propia es que los beneficios que genere tu negocio son para ti. Se acabó eso de percibir una nómina fija cada mes independientemente de si el proyecto para el que trabajas es más grande o más pequeño.

A partir de ahora tu salario irá de acuerdo al trabajo que hagas. De modo que puedes  trabajar más y ganar más dinero o trabajar menos y ganar menos dinero, ¡es tu decisión! Todo lo que ganes será para ti. Una vez que hayas pagado los gastos de tu negocio, el resto de los beneficios serán tuyos y de nadie más.

Desventajas de ser freelance

1. Trabajo e ingresos inestables

Una de las desventajas más importantes de ser freelance es que el trabajo y los ingresos son inestables. Habrá meses que trabajas y cobres más que otros. Atrás quedaron los sueldos fijos a final de mes. La recompensa a esta incertidumbre serán los grandes beneficios que conseguirás cuando cierres una cuenta importante, que si estuvieras trabajando por cuenta ajena, se llevaría tu jefe y no tú.

2. Dificultad para conciliar vida personal y profesional

El error más común entre los autónomos es no reservar tiempo para descansar y alargar la jornada laboral indefinidamente. Esto puede provocar que tengas problemas para conciliar tu vida profesional y personal. Para evitarlo, proponte cumplir con un horario comercial (por ejemplo de 9:00h a 14:00h y de 17:00h a 19:00h) y no atiendas llamadas, ni respondas mails fuera de tu horario de trabajo. Otra opción que también te puede funcionar, es mudar tu negocio a una oficina o un coworking y no trabajar cuando estés fuera de ese espacio.

3. Serás tu propio comercial

Otra desventaja que tienes que tener en cuenta antes de decidir montar tu propio negocio es que tú tendrás que conseguir tus propios clientes. A diferencia de cuando trabajabas para una empresa que tenía un departamento de ventas encargado de conseguir clientes. Ahora, una gran parte de tu trabajo diario consistirá en atraer clientes y fidelizarlos. Además de gestor de tu propio negocio, también eres comercial, director de marketing, etc.

4. Problemas con los cobros

Cuando eres autónomo, corres el riesgo de que tus clientes no te paguen. Esto es algo bastante frecuente en el mundo de los trabajadores por cuenta propia y lamentablemente, tú también tendrás que asumir la gestión de los cobros y encargarte de que todos tus clientes abonen sus facturas dentro del plazo acordado.

5. Adiós a los beneficios sociales

Si decides emprender tu propio negocio debes considerar también los costes no tan evidentes que también dependerán de ti. Por un lado, vas a tener total libertad para trabajar donde quieras y cuando quieras, pero también tendrás que asumir que no vas a disponer de días libres por asuntos propios o enfermedad. Tampoco tendrás vacaciones remuneradas. Si no trabajas no consigues dinero, es así de sencillo en la vida de un freelance.

A modo de conclusión, podemos decir que ser autónomo tiene el mismo número de ventajas y desventajas. Depende de las prioridades de cada uno y su estilo de vida que una decisión sea más acertada que la otra. Lo que sí está claro es que trabajar por cuenta propia implica un mayor riesgo que trabajar por cuenta ajena. Ser freelance significa disponer de una libertad que no tendrías trabajando para una empresa, pero también implica asumir unos riesgos importantes que podrás tolerar mejor o peor dependiendo de tu personalidad.

Si antepones tu libertad ante todo lo demás, está claro que para ti no será un inconveniente tener que renunciar a tu estabilidad laboral por acercarte a tu objetivo profesional y lograr tus metas laborales. Tendrás la oportunidad de alcanzar un importante prestigio, labrarte tu propia reputación y ganar grandes beneficios económicos. ¡Tú decides si ser freelance es para ti o no!

Deja un comentario