Blog

¡4 estrategias para recuperar el interés por tu trabajo!

¿Te cuesta levantarte de la cama para ir a trabajar? ¿Las jornadas se te hacen eternas y los minutos no pasan cuando estás en la oficina? Si es así, lo más probable es que hayas perdido el interés por tu trabajo. No te desanimes, volver a sentirte motivado y feliz en tu trabajo es posible. ¡En el post de hoy te explicamos cómo lograrlo!

Focaliza tus energías en aquellas cosas que puedes cambiar

Hay muchas cosas de tu trabajo que no puedes cambiar. Sin embargo, cada día inviertes una gran cantidad de tiempo y energía en ellas. Está claro que la lista de mails sin leer no van a desaparecer, por mucho que desees que lo hagan. Tampoco van a cambiar tus compañeros/as de trabajo con los que no te llevas bien de la noche a la mañana.

Así que deja de preocuparte por aquellas cosas que no puedes cambiar que te disgustan, no merece la pena porque no las puedes cambiar. Por el contrario, identifica aquellas áreas de tu trabajo que te entusiasman y enfócate en ellas; un nuevo proyecto, un compañero/a que se acaba de incorporar a la plantilla y con el que estás entablando una buena amistad… Estas cosas son en las que debes enfocarte y las que harán que recuperes el interés por tu trabajo.

Sé positivo y libérate de la negatividad de los demás

Si te pones a pensar es mucho más fácil ser negativo que positivo, sobre todo si hay gente a tu alrededor que expresa su propia negatividad a través de quejas recurrentes o expresiones de su mal carácter. No te dejes contaminar por esa negatividad. Por el contrario, céntrate en mantener una buena actitud.

La actitud lo es todo, si te enfocas en tener una buena disposición y no prestas atención a aquellos comportamientos de los demás que te impiden ser feliz en tu entorno laboral, es muy probable que tu ánimo mejore, la presión se alivie y, con el tiempo, comiences a darte cuenta de que uno de los puntos que te impedían ser feliz en tu trabajo era tu propia actitud.

Redirige tu atención y recuerda por qué trabajas

Seguramente en un 90% de los casos, la respuesta sea “por el dinero” y en cierta manera, sentirse justamente compensado por el trabajo que realizas para la empresa probablemente ocupe un lugar destacado en tu lista de imprescindibles para recuperar tu interés; y también resulta una buena razón para estar motivado. Nadie querría perder un trabajo bien remunerado.

Pero no es solo del dinero que ganas, sino las cosas que te permite hacer: pagar tus facturas, la hipoteca, el colegio de tus hijos, tus viajes… Sea lo que sea, céntrate en aquellas cosas que te permite hacer y recuerda que está bien si entiendes tu trabajo como un medio para ese fin. No todo el mundo tiene que estar enamorado de su trabajo.

Está claro que dedicarte profesionalmente a aquello que te apasiona es un auténtico privilegio. Pero tampoco pasa nada si tu trabajo es simplemente la manera de financiar tus hobbies, eso también está genial.

Replantéate tus metas

¿Recuerdas lo bien que te sentías al principio? Lo emocionante que fue para ti cuando fuiste el candidato elegido durante el proceso de selección… Seguramente muchas cosas no hayan sido del todo como esperas, quizás la empresa, tus compañeros o tus funciones hayan cambiado hasta el punto de que ya no se corresponden con lo que tú esperabas a estas alturas.

En ese caso, es momento de reevaluar tus metas y tus logros en el trabajo, asegúrate de que continúan alineadas. Si no es así, te sientes estancado y la idea de permanecer mucho tiempo en tu trabajo actual te echa para atrás, agradece todo lo que has experimentando en estos años y comienza a buscar un nuevo camino.

El trabajo es como las relaciones y la vida en general, todo con el paso del tiempo cambia y es necesario reevaluar si la desmotivación es algo temporal o abarca un plano más amplio.

Si crees que las cosas todavía pueden cambiar y piensas que con un nuevo enfoque, todavía puedes lograr volver a sentir ilusión por tu trabajo, pon en marcha todo lo que hemos comentado en este artículo. Si, por el contrario, tienes claro que tu etapa en esa empresa ya ha llegado a su fin, comienza a buscar un nuevo empleo que puedas amar y que te haga recuperar la motivación en el trabajo.

Deja un comentario