Blog

¡4 sencillos gestos que te convertirán en un mejor manager!

Ser un buen manager no es una tarea fácil. El liderazgo conlleva muchas responsabilidades, que acaparan mucho tiempo, y eso puede dar lugar a que, sin querer, te centres en en plano más operativo de la gerencia, dejando de lado la motivación de tu equipo.

No obstante, hay algunas pautas que puedes seguir que no te supondrán un gran esfuerzo y que harán que tu equipo te perciba como un mejor manager.

Hazle ver a tu equipo que valoras su trabajo

A todo el mundo le gusta que lo valoren y que aprecien su trabajo. Por esa razón, es muy importante que agradezcas a tus trabajadores cuando han resuelto una incidencia o hecho un trabajo impecable.

Dar las gracias es muy sencillo y cuando un líder lo hace muestra que aprecia el trabajo de su equipo, independientemente del rol que tenga cada profesional o la importancia de su trabajo. Al final todo suma para el objetivo común, el éxito del proyecto.

La importancia de ser flexible

Como líder, es normal que quieras mantener el flujo de trabajo constante y para eso es necesario que se cumplan unos horarios previamente establecidos.

No obstante, no debes perder de vista que trabajas con personas y que necesitan disponer de cierta flexibilidad para asumir sus responsabilidades diarias, más allá de la laborales. La próxima vez que un empleado/a te pida salir antes para acudir a una cita, o disponer de unos 30 minutos de flexibilidad en sus horarios de entrada y de salida para poder dejar y/o recoger a su hijo/a del colegio, no te lo pienses, empatiza y sé flexible.

La flexibilidad mejorará la motivación de tu equipo y hará que sean más productivos. Además, estos gestos son una forma de demostrarles tu confianza y lo mucho que respetas su vida fuera de la oficina.

Elige la forma adecuada de dar un feedback

Como manager otra de tus responsabilidades es proporcionar críticas constructivas que potencien el talento de los miembros de tu equipo. De modo que, cada vez que vayas a dar un feedback, procura tener esto en cuenta y opta por hacerlo en persona o por teléfono, en lugar de por correo electrónico. Los mails pueden interpretarse erróneamente y generar problemas de comunicación.

Además, cuando das un feedback en persona o por teléfono, también le permites a la otra persona hacer sugerencias o nuevas propuestas. Recuerda que mantener una escucha activa es la clave para conectar con tu equipo y empatizar con sus necesidades. Todo esto, facilitará la cohesión dentro del equipo de trabajo.

Resetea el ambiente y muéstrate cercano

El ritmo de la oficina, los plazos de entrega, las reuniones… Pueden hacer que se respire un ambiente cargado dentro de la oficina. Una forma muy sencilla de revertir esa situación de estrés es buscar momentos de distensión con tu equipo mientras os tomáis un café.

Este sencillo gesto, mejorará el ambiente de la oficina, al mismo tiempo que te permitirá demostrar con hechos que por muy saturado/a de trabajo que estés siempre tienes un momento para atender las inquietudes de tu equipo. Lo que favorecerá la comunicación y aumentará la confianza.

Como ves, no es necesario grandes gestos para ser un buen manager. Los pequeños detalles son los que marcarán la diferencia entre un equipo de trabajo motivado de un equipo de trabajo que no lo está.

Deja un comentario