Blog

¡Claves para disfrutar de un buen ambiente de trabajo!

claves buen ambiente de trabajo

Trabajar en un sitio donde te sientas agusto con tus compañeros y seas feliz con lo que haces, son dos de los aspectos más valorados por los trabajadores españoles. Si tienes la suerte de disfrutar de un buen ambiente de trabajo que reúne todos los requisitos para que te sientas cómodo y puedas desarrollar tus habilidades en un espacio agradable, serás más felices en tu trabajo y más productivo para tu empresa. 

No ocurre lo mismo, si estás a disgusto en un lugar que te hace sentir incomodo, donde la temperatura -sea invierno o verano- es un motivo de discusión entre compañeros y nunca encuentras nada porque todo está muy desorganizado, en poco tiempo comenzarás a sentirte irascible y tu humor empeorará por días.

Por esa razón, un espacio de trabajo que te haga sentir agobiado genera sentimientos negativos que afectan a tu bienestar, tu salud emocional y las relaciones que tengas con el resto de tus compañeros. Así que es fundamental disponer de un espacio agradable y ordenado, que facilite la tarea y no que perjudique a tu trabajo. Además de un espacio de trabajo adecuado, ¿qué más se puede hacer para disfrutar de un entorno laboral? ¡Sigue leyendo y descubre las claves para disfrutar de un buen ambiente de trabajo!

Claves para disfrutar de un buen ambiente de trabajo

Cuando se habla de “buen ambiente de trabajo”, este concepto puede cambiar dependiendo de las expectativas de cada persona. No obstante, en general, se suele coincidir en una serie de puntos fundamentales que impulsan este contexto positivo. Los más importantes son:

  • Disponer de un espacio óptimo: ya lo hemos mencionado en párrafos anteriores  y aunque muchos puedan pensar que es algo secundario, lo cierto es que trabajar en un sitio donde huele mal, hay poca luz o la temperatura es insoportable afecta de forma negativa tu humor y evidentemente, a tu rendimiento.
  • Disfrutar de la confianza y el reconocimiento del equipo: cuando te esfuerzas por dar lo mejor de ti, disponer de la confianza de tus superiores y tus compañeros y que tengas el reconocimiento de todo el equipo por tu trabajo , será fundamental para que te sientas bien dentro de la empresa y estimulado a seguir mejorando  y creciendo como profesional.
  • Tener buenos compañeros: no hay que confundir el compañerismo laboral con la amistad, aunque a veces ambas facetas puedan coincidir y en el trabajo conozcas a personas que terminarán siendo grandes amigos. Lo importante es que con esas personas que pasas gran parte de tu día, tengas una buena comunicación, te sientes apoyado y respetado.  Si todos ponéis de vuestra parte para tener un buen ambiente en la oficina, lo cierto es que disfrutaréis de la compañía de los demás y eso repercutirá positivamente en vuestra forma de trabajar.
  • Sentirse orgulloso: saber que formar parte de un equipo de personas que aprecias, que trabajas para una organización que tienes en alta consideración donde se trabaja para alcanzar unos objetivos que respetas, son motivos de peso para sentirse orgulloso. Si además estás feliz con el puesto que ocupas dentro de la empresa, ¡mejor que mejor! Todo suma para crear un buen ambiente de trabajo que te haga sentir feliz y satisfecho con tu faceta profesional.
  • Conciliación vida personal y profesional: si tienes un trabajo muy demandante que te exija pasar mucho tiempo fuera de casa, lejos de  tus seres queridos y apenas te deje tiempo para nada más, te sentirás agobiado y todo esto, influirá de manera negativa en tu desarrollo y tu rendimiento. No poder disfrutar de un equilibrio entre tu vida profesional y personal difícilmente te permitirá disfrutar de un buen ambiente de trabajo.
  • Motivación y oportunidades de crecimiento profesional: trabajar en una empresa estable donde dispones de la tranquilidad necesaria para continuar creciendo y evolucionando como profesional y además, donde puedas proyectarte a largo plazo, contribuye de manera determinante a tener un buen entorno laboral.

Todos estos factores son claves para disfrutar de un buen ambiente en el trabajo, que te haga sentir satisfecho, feliz y te permita desarrollar todo tu potencial. Evidentemente, todos estos pilares son claves para que un empleado sea productivo y tenga un rendimiento óptimo en su trabajo dentro de la empresa.

Por ese motivo, podemos afirmar que tener un buen entorno laboral favorece, no solo a los empleados, sino también a las propias empresas, ya que disponer de trabajadores felices es una garantía para contar con un  equipo sólido, que trabaje bien y permita a la organización alcanzar sus objetivos y cumplir con las exigencias del mercado laboral.

Deja un comentario