Blog

¿Cómo influyen las nuevas tecnologías en el trabajo?

¿Cómo influyen las nuevas tecnologías en el trabajo?

La tecnología avanza muy deprisa y su implementación en el ámbito laboral conlleva una serie de cambios sustanciales a todos los niveles. Sin embargo, muchos se cuestionan si los efectos de ese avance tecnológico en el trabajo son positivos. ¿Lo son? En el post de hoy, analizamos las ventajas y desventajas de la implementación de nuevas tecnologías en el entorno laboral para determinar si realmente hay un balance positivo para las empresas y sus trabajadores. 

Realmente, la evolución tecnológica en el mercado laboral ha sido positiva, ya que gracias a esos avances se ha podido simplificar los procesos de producción y minimizar los tiempos y recursos necesarios para realizar muchas tareas. La evolución tecnológica también ha permitido aumentar la seguridad en los puestos de trabajo, mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, crear canales de comunicación y de intercambio de información directos e inmediatos…

Una larga lista de cambios positivos que se han logrado en las últimas décadas gracias a la revolución tecnológica y que han supuesto un gran cambio en el entorno laboral y en el de los recursos humanos, ya que las empresas demandan a profesionales que sean capaces de afrontar los nuevos retos que las nuevas tecnologías les han impuesto en su día a día.

Ventajas e desventajas de la implementación de las nuevas tecnologías en el trabajo

Aunque el balance siempre vaya a ser positivo, porque la llegada de la tecnología al entorno laboral haya supuesto grandes ventajas, lo cierto es que también conlleva una serie de desventajas o inconvenientes. A continuación, analizaremos las ventajas y desventajas más destacas de la implementación de las nuevas tecnologías en el trabajo.

Ventajas

1. La creación de nuevos puestos de trabajo y profesiones, lo que conlleva en un cambio en el perfil de profesionales que demandan las empresas. Principalmente se valoran cuatro habilidades en los candidatos: transdisciplinariedad, pensamiento adaptativo, mentalidad creativa e inteligencia social. En los últimos años han aparecido nuevas profesiones como las de influencers, desarrollador de aplicaciones para móviles, analista digital, responsable de comercio electrónico, etc. A estas hay que sumarles todas aquellas que surgirán en los próximos años y que todavía no se conocen.

2. Aumento del rendimiento, la productividad en las empresas. En muchos sectores el avance tecnológico ha sido decisivo para convertirlos en empresas modernas, innovadoras, competitivas y eficientes. Gracias a la implementación de las nuevas tecnologías muchos procedimientos se han simplificado ahorrando recursos, tiempos y energía.

3. Acceso a información en tiempo real y un canal de comunicación directo e inmediato. En este sentido, la evolución tecnológica ha sido decisiva. Ya que en la actualidad contamos con múltiples canales de comunicación inmediatos que nos permiten intercambiar ideas (ya sea a través de vídeo, mensaje de texto, de voz, mail o llamada) en un intervalo de tiempo muy corto, lo que resulta clave en la toma de decisiones.

4. Acceso al talento y al empleo. Gracias a la creación de canales digitales como los portales de empleo y la aparición de las redes sociales específicas para ofertar y encontrar trabajo; las empresas ahora disponen de acceso directo al talento, rompiendo con cualquier barrera que pidiera existir. Lo que les permite atraer talento y conocer a muchos más y mejores candidatos.  En este sentido, la búsqueda de talento y la de empleo ha cambiado radicalmente y nada tiene que ver a cómo se realizaba hace unas décadas; y todo ello, gracias a las nuevas tecnologías.

Desventajas

1. Las nuevas tecnologías precisan de profesionales muy cualificados  y especializado, por esa razón, muchas empresas optan por formar a sus trabajadores. También reclutan a profesionales con perfiles muy específicos o subcontratan a terceros algunas fases de producción, tareas o servicios. De esta manera, se ahorra la versión inicial en maquinaria, reducen el tamaño de sus plantillas, etc. Aunque también genera una dependencia.

2. Empleos más dependientes. Actualmente hay una gran cantidad de trabajos que son imposibles de hacer sino se tiene accedo directo  a la tecnología, Internet, ordenadores, móviles… Por lo que cuando hay un corte de luz, o cualquier tipo de incidencia que impida el acceso a la tecnología, esta impide el normal funcionamiento y desarrollo de la actividad dentro de la empresa.

3. Una gran inversión inicial y de mantenimiento. Ahora cuando se pone en marcha una empresa se requiere de una importante inversión inicial para garantizar el acceso a la tecnología (ordenadores, impresoras, móviles, etc.).  Además, la tecnología avanza muy rápidamente de modo que los equipos requieren de un mantenimiento y actualización que hay que contemplar, ya que si no se hace, la empresa dejará de ser competitiva dentro de su sector y bajará su productividad generando grandes pérdidas para la compañía. Por esa razón, siempre resulta útil realizar un estudio exhaustivo de las tecnologías que necesita una empresa para funcionar y cuales no lo son para ahorrar costes a corto, medio y largo plazo.

Evolución del mercado laboral

En las últimas décadas, las nuevas tecnologías han revolucionado por completo el mercado laboral, lo que ha dado lugar a la aparición de nuevas formas de trabajo. Hoy en día, es imposible mirar al futuro sin concebirlo como un entorno completamente influenciado por la tecnología y su avance.

Se prevé que un 65% de los miembros que hoy conforman la Generación Z, los que han crecido totalmente sumergidos en la tecnología, trabajen en puestos de trabajo que hoy en día ni se conocen. Lo que sí sabemos es que se avanza hacia una mayor flexibilidad y eso ya lo estamos viendo con la expansión del teletrabajo o el trabajo cooperativo. Todos esos avances ha generado una ola de cambio en el entorno laboral, en las competencias que demandan las empresas en los profesionales, e incluso, en el modo el el que se gestionan y organizan. Las compañías demandan perfiles knowmad, profesionales creativos, interdisciplinares, usuarios de redes sociales y con grandes conocimientos sobre nuevas tecnologías, muy productivos y la mayoría de ellos, freelance. Pero a su vez, profesionales que demandan una mayor flexibilidad y la posibilidad de conciliar su vida profesional y personal sin que esto suponga un problema para ellos.

Gracias a las nuevas tecnologías, tanto empleador como empleado han salido ganando. Las empresas han reducido sus costes de producción y son más eficientes y productivas, al mismo tiempo que sus empleados han visto como mejoraban sus condiciones laborales logrando una mayor flexibilidad.

En resumen, la tecnología ha facilitado el día a día de todos; pero no podemos olvidar que su constante avance también obliga a asumir nuevos retos y desafíos que hay que superar para continuar siendo competitivos dentro de un mercado cambiante.

Deja un comentario