Blog

¿Cómo mejorar la productividad y eficiencia de tu empresa?

¿Cómo mejorar la productividad y eficiencia de tu empresa?

Aumentar la productividad y mejorar el rendimiento del equipo de trabajo es uno de los retos más recurrentes entre las empresas. Una gestión eficiente de los recursos y de los procesos productivos con el uso de las tecnologías que están en el mercado hará que la compañía sea más competitiva. Hoy te damos las claves para que tu empresa sea más productiva y eficiente. ¿Quieres saber cómo conseguirlo? ¡Sigue leyendo! 

¿Cómo mejorar la productividad y eficiencia de tu empresa?

Para que un proceso sea eficiente debe ser rápido y de calidad. Pero existen factores que influyen de forma directa en este proceso:

1. Organización del equipo de trabajo: es fundamental que dentro del equipo de trabajo que se va a hacer cargo del desarrollo de un proyecto los roles y tareas de cada uno de los miembros estén bien definidas. De manera que cada empleado sepa muy bien qué tiene que hacer y qué se espera de él.

2. Coordinación del equipo de trabajo: para que todos los miembros del equipo y las tareas que realizan estén bien coordinadas, es necesario establecer un proceso de comunicación efectivo. A través de este proceso se determinará el inicio y final de cada fase del proyecto, las personas que intervienen, el periodo durante el que lo harán, etc. Todo ello, exige la coordinación de todo el equipo de trabajo y para ello, es fundamental que entre ellos exista una comunicación directa y fluida.

3. Buen ambiente de trabajo: el clima de trabajo influye directamente en el trabajo que realiza cada empleado. Si la relación que existe entre compañeros es fluida, cercana, todos colaboran y se respetan como profesionales que dan lo mejor de sí mismos para sacar un proyecto adelante, el desempeño de todo el equipo mejorará.

4. Motivación: que el equipo de trabajo esté motivado es crucial para que saquen el proyecto adelante y su desempeño sea mucho mayor. En ese sentido hay que tener en cuenta dos factores: la forma de ser del profesional, pero también los incentivos que le da la propia empresa para que esté a gusto y feliz de trabajar en esa compañía. La compañía tiene que lograr que sus empleados crean firmemente en que ese el mejor sitio en el que podrían estar trabajando.

5. Crecimiento y desarrollo profesional: en relación con el punto anterior, si una empresa ofrece a sus trabajadores posibilidades reales de promoción y desarrollo dentro de la compañía mediante las cuales podrán acceder a mejores condiciones laborales, estarán mucho más motivados y su desempeño será mayor.

6. Horario de trabajo flexibles: uno de los principales factores que valoran los empleados para medir su nivel de satisfacción dentro de una empresa es la conciliación. Por lo tanto, ofrecer horarios flexibles o la combinación del trabajo presencial con el trabajo en remoto influye directamente en el nivel de satisfacción de un empleado y esto hará que cuanto más satisfecho esté, mayor sea su desempeño.

7. Impulsar la innovación: modernizar los procesos productivos y aprovechar las herramientas digitales es fundamental para mejorar la productividad de una empresa y lograr mejores resultados. Por ejemplo, si tienes una agencia inmobiliaria realiza visitas virtuales, en lugar de presenciales, para ahorrar costes de desplazamientos, tiempo, etc. Publica las casas que están a la venta a través de las redes sociales o portales inmobiliarios y reduce costes de publicidad. Envía newletters a tus clientes con las viviendas que puedan ser de su interés para ahorrar tiempo, ya que no tendrás que llamar a toda tu agenda  cada vez que incorpores una vivienda a tu base de datos.

8. Implantar un modelo organizativo horizontal: el liderazgo está evolucionando, se descentraliza, es menos autoritario y  está más repartido; lo que permite que aflore el talento y facilita la implantación estructuras organizativas más horizontales y funcionales. Se ha demostrado que resulta más eficaz cuando el líder delega y otorga responsabilidades a los miembros de su equipo.

9. Más formación: el mercado laboral es cambiante y está globalizado por la tecnología. Por ese motivo, es fundamental que los trabajadores estén siempre formándose, ya que de ellos depende la transformación digital de la empresa. Las compañías deben facilitar a sus empleados programas de formación que les permitan adquirir las competencias necesarias para aumentar su especialización, aprender a trabajar con nuevas herramientas digitales, ampliar sus conocimientos transversales, etc. Todo ello, colabora de forma directa a la transformación digital de la empresa y a su adaptabilidad a los nuevos cambios que impone el constante desarrollo tecnológico.

10. Mejorar los canales de comunicación interna: todos estos cambios deben estar acompañados por la implementación de canales de comunicación interna más efectivos que garanticen la conectividad y coordinación de todo el equipo de trabajo y los procesos productivos.

Deja un comentario