Blog

¡Descubre las claves para fidelizar a los profesionales que quieres que trabajen en tu empresa!

¡Descubre las claves para fidelizar a los profesionales que quieres que trabajen en tu empresa!

Uno de los principales retos para las empresas es fidelizar el talento. En un mundo laboral altamente competitivo, muchas organizaciones desconocen qué deben hacer para reducir la tasa de rotación dentro de su plantilla. Este no es un objetivo fácil, pero puede lograrse si se pone en marcha una plan estratégico de fidelización de talento. 

Si quieres que los profesionales más cotizados formen parte de tu equipo y no se vayan a trabajar a la competencia, tendrás que hacer un esfuerzo para ponerte en su lugar con el fin de garantizar su satisfacción y comprender qué es lo que esperan ellos de la organización para la que trabajan.  Sigue leyendo y descubre las claves para fidelizar a los profesionales que quieres que trabajen en tu empresa:

Comunicación fluida y cercana

Es muy importante mantener una comunicación fluida y cercana con los empleados para la organización del trabajo, pero también es un punto claves para conocer de primera mano el nivel de satisfacción de los empleados.

Más allá del teléfono y el correo electrónico, existen otras soluciones. Estas charlas se pueden dar a través de chats internos que permitan mantener una comunicación ágil y conversaciones en grupo.

Las grandes incorporaciones suelen disponer de una intranet a la que acceden todos los empleados. Lo que supone una gran ventaja a la hora de hacer llegar un mensaje de forma rápida y, además,  refuerzan el sentimiento de permanencia.

Otra solución son las redes sociales corporativas como Hangouts, Yammer, Beezy o Slack. Herramientas colaborativas que permiten mantener conversaciones en tiempo real y espacios de trabajo digitales en los que aunar diferentes tareas de colaboración, comunicación, conocimiento y procesos.

Es importante diferenciarlos de los espacios personales de comunicación, como Whatsapp o el chat de Facebook para garantizar la desconexión digital dentro del ámbito laboral.

También se debe respetar el horario de trabajo y que esas conversaciones se mantengan única y exclusivamente dentro de la jornada de trabajo habitual para evitar situaciones de sobrecarga, agobio y estrés dentro de la plantilla.

Flexibilidad y conciliación

Desde siempre, la vida personal de los trabajadores está condicionada en gran medida por su ritmo de trabajo. Lo ideal sería encontrar el equilibrio que permita conciliar ambas vertientes y esto es algo que el talento reclama. Los profesionales valoran que se les de alternativas para conciliar su vida profesional y personal, tales como jornada intensiva, teletrabajo, flexibilidad horaria, etc.

Ahora que el teletrabajo se ha convertido en una realidad, es fundamental garantizar los espacios necesarios para que vida profesional y familiar puedan coexistir en el mismo espacio físico sin que eso suponga un problema. Respetar los horarios de descanso, garantizar el derecho a la desconexión digital… Todos estos son puntos claves para los trabajadores y los empresarios deben tenerlos en cuenta a la hora de organizar el trabajo de su equipo.

Formación personalizada y programas de desarrollo profesional 

Uno de los grandes motivos que puede llevar a un profesional a dejar una empresa es que se sienta estancando o que no se le permite continuar creciendo y desarrollándose profesionalmente. Esto ocurre frecuentemente a causa de que la empresa no le proporciona la formación que necesita para mejorar sus competencias y tampoco le ofrece un plan que le permita mejorar su posición dentro de la organización.

El profesional ha aumentado su experiencia dentro de la organización y está más cualificado que cuando entró en la empresa, pero la organización no le ha ofrecido una mejora salarial, ni alternativas que le permita mejorar su posición dentro de la empresa. Esto lleva al empleado a una situación de estancamiento, desmotivación y desinterés que afecta directamente a su nivel de productividad, y por tanto, al buen funcionamiento de la empresa.

Para evitarlo, hay que desarrollar programas formativos en los que los empleados puedan complementar su formación y especializarse en las áreas que consideren más interesantes para su perfil profesional. También hay que garantizarles un plan de desarrollo profesional en el que puedan ir cumpliendo hitos y mejorando su posición dentro de la empresa, al mismo tiempo que mejora su retribución salarial.

Empoderar el talento

Si el objetivo de una empresa es fidelizar el talento es importante que se incentive a los profesionales y se les reconozca. El trabajador debe sentir que su labor es crucial para el éxito de la empresa.

Los empresarios deben reconocer su importancia, aprender a delegar, confiar en sus competencias y, sobre todo, darles un rol adecuado a su experiencia y su valor dentro de la empresa.

El trabajador debe saber que cuenta con la confianza de su superior para la toma de decisiones. Gracias a ello, se sentirá más involucrado y su sentimiento de permanencia aumentará. De no ser así, lo más probable es que termine yéndose a otra compañía en que sí le permitan realizar su trabajo con mayor autonomía y le ofrezcan un puesto más adecuado a su formación y experiencia.

Buen ambiente de trabajo

Disponer de un espacio de trabajo en el que reine el buen ambiente entre todos es clave para sentirse cómodos y a gusto trabajando dentro de la organización. Si, por el contrario, existe un clima crispado, tenso y jerárquico en el que los trabajadores no tengan la libertad para expresarse abiertamente es muy probable que, tarde o temprano, el empleado abandone la empresa.

En ese sentido hay que cuidar varios aspectos:

Valores y cultura de la empresa: todas las empresas deben tener una filosofía para orientar su estrategia empresarial. Si es sólida y coherente, los profesionales lo valoran positivamente.

Team building: construir un equipo de trabajo en el que cada miembro sepa cuál es su rol y lo que se espera de él es fundamental para crear un grupo de trabajo eficaz y comprometido.

Wellness empresarial: el bienestar y la salud no es algo exclusivo de la vida personal de los trabajadores, y eso es algo que está comenzando a calar dentro de las empresas, sobre todo, en las grandes corporaciones. Los entornos laborales que promueven la salud física y mental a través de programas específicos de wellness, observan un mejor rendimiento de sus empleados y un aumento de su satisfacción.

Probablemente los profesionales más valiosos para tu empresa los tengas ya en plantilla y  únicamente necesitas hacerles sentir que están en el mejor lugar posible para continuar creciendo como profesionales. Solo de esa manera, podrás lograr reducir la fuga de talento y formar un equipo sólido y productivo que te ayude a alcanzar el éxito empresarial.

Deja un comentario