Blog

¿Qué es el Mentoring?

qué es el mentoring

Todos hemos necesitado en algún momento que nos escuchen, que nos den buenos consejos y nos ayuden a descubrir nuestros talentos o cómo seguir avanzando en nuestra carrera profesional. Pues bien, a esta labor, se la conoce como Mentoring.

“Mentoring es el ofrecimiento de consejos, información o guía que hace una persona que tiene experiencia y habilidades en beneficio del desarrollo personal y profesional de otra persona”  (Harvard Business Essentials,  Coaching y mentoring).

El mentoring es una técnica que ha traspasado los límites de cualquier moda y que se está aplicando en las empresas para potenciar el talento.

La figura del mentor como aquella persona que transfiere su conocimiento y su experiencia a otra, en su mayoría, más joven y con menor práctica sobre un determinado tema. El mentor es una persona que actúa como ejemplo o modelo a seguir, consejero o una fuente de inspiración o estímulo para superarse. El proceso en el que desarrolla esa transferencia de conocimiento y experiencias es lo que se conoce como mentoring.

¿Y qué diferencia el mentoring del coaching?

El Coaching tiene su origen en el ámbito deportivo y se refiere al guiar y entrenar. El Coach ayuda a que se desarrollen capacidades que permitan alcanzar grandes logros. Por lo tanto, la principal diferencia entre el Coach y el Mentor es el grado de experiencia que tiene cada uno.

Para ser Mentor es necesario contar con una extensa experiencia en su disciplina. Además debe acumular prestigio, madurez personal y ser una figura influyente dentro de su ámbito de especialización.

¿Cuáles son las principales características de un Mentor?

El Mentor es una personal con una inteligencia emocional muy alta y grandes conocimientos sobre sí mismo. Debe conocerse muy bien si quiere servir de ejemplo o modelo a seguir.

También debe conocer muy bien a las personas que lo rodean y conforman lo que se podría denominarse, su red de contactos. Tiene que ser una persona que tenga una alta proyección  y sea muy positiva. Además debe ser capaz de proyectar esa positividad.

Además, de lo anterior, debe saber aplicar el efecto Pigmalión y dar un nutritivo feedback. No vale con responder las preguntas que le formulen, ni argumentar las cuestiones con las que esté en desacuerdo, debe traspasar cualquier barrera que lo limite y estar dispuesto a dar información y consejo en cada ocasión que se presente.

El efecto Pigmalión, en psicología y pedagogía, es uno de los sucesos que describe la creencia que tiene una persona de poder influir en el rendimiento de otra.

El Proceso de Mentoring, paso a paso

1. Crear una relación de confianza y compromiso. Un buen mentor buscar empatizar y tener una compenetración con su mentorando (persona a la que transfiere su experiencia y conocimientos).

2. Estar abierto a escuchar. Las conversaciones deben ser profundas, no quedarse en lo superficial, hay que indagar para que realmente pueda ayudar al mentorando y para eso debe existir un interés real por parte del Mentor.

3. Definir metas. El Mentor debe inspirar a su mentorando para que se trace unas metas altas y se esfuerce por conseguirlas. No debe mostrarse conformista ya que el mentorando lo tendrá como un modelo a seguir y es posible que se acomode.

4. Ayudar a construir un contexto. El Mentor debe dar su visión global de los temas para ayudar a crear un contexto a su mentorando. Debe explicarle la razón de ser de cada cosa y generar en él capacidad de acción.

5. Apoyar las ideas. El refuerzo positivo es muy poderoso a la hora de afianzar el autoestima para desplegar todo el potencial de las personas. Un buen Mentor sabe cuando resaltar los logros y cualidades positivas de su mentorando para hacerlo más fuerte y  enérgico a la hora de perseguir sus metas.

6. Potenciar el Crecimiento progresivo. Todo no se puede hacer en un día y el Mentor es consciente de ello, por eso potenciará a su mentorando y le permitirá crecer poco a poco para que vaya encontrando su propia energía para liderar su proyecto de vida hasta el momento que sea totalmente autónomo en la toma de sus decisiones y marcar su rumbo.

En definitiva, esta técnica puede ser muy beneficiosa para las empresas que la ponen en práctica, ya que favorece el aumento de la productividad. Los talentos jóvenes se convierten en activos eficientes mucho antes cuando tienen un Mentor, que si no cuentan con el apoyo de alguien que los guíe durante el proceso de crecimiento. Tendrá que equivocarse, aprender, volverse a equivocar… De esta manera, irá más enfocado hacia sus mentas y logros.

Deja un comentario