Acceso Clientes

Acceso Candidatos

Todas las claves para superar con éxito un proceso de selección interno

Todas las claves para superar con éxito un proceso de selección interno

Una forma alternativa de cubrir una vacante es a través de un proceso de selección interno, es decir, un procedimiento que se inicia para elegir al candidato que cubrirá el puesto entre los empleados de la empresa. Aunque este método de reclutamiento es más habitual en grandes compañías, cada vez son más las pymes que deciden implementar esta solución debido a su eficacia demostrada para fidelizar talento.

Para los empleados, optar a un ascenso dentro de su empresa supone una gran oportunidad que les permitirá continuar creciendo profesionalmente sin necesidad de cambiar de empresa.

Actualmente uno de los principales retos para los departamentos de RRHH es la escases de talento. Sin embargo, poner en marcha programas de promoción interna que permita a sus trabajadores crecer profesionalmente puede ser una de las claves para encontrar y fidelizar talento.

¿Qué es una promoción interna?

La promoción interna es un cambio dentro del organigrama de la empresa que implica el ascenso de uno de los trabajadores de su plantilla. Normalmente este cambio está asociado a un cambio en sus funciones, asumiendo a partir de ese momento tareas de mayor envergadura y un aumento de responsabilidades que se corresponden con una mejora salarial.

¿Cómo es el procedimiento?

Lo fundamental es diferenciar los dos tipos de promociones internas que existen, promociones internas cerradas o abiertas a candidaturas. En el primer caso, los candidatos serán elegidos previamente por el departamento de RRHH y en el segundo, cualquier empleado podrá presentarse como candidato. El resto del proceso es similar y comparten las mismas fases:

  1. Inicio de la comunicación: la empresa informa a sus empleados de que optan a un puesto vacante. Si el proceso es abierto, el anuncio será público; pero si es cerrado, únicamente se informará a los candidatos seleccionados previamente entre los que se elegirá al que cubra el puesto.
  2. Proceso de selección: la organización evalúa a los candidatos para determinar cuál de ellos se adecúa mejor al puesto.
  3. Decisión final: una vez que la empresa ha decidido qué empleado cubrirá el puesto, se le comunica para acordar las condiciones del nuevo trabajo.

Todas las fases son gestionadas por el equipo de RRHH, o bien, por una empresa externa que son especialistas y que han sido contratados para llevar a cabo el proceso de selección interno.

¿Cómo prepararte para el proceso de selección interno?

Si tienes que hacer frente a un proceso de promoción interna, no te preocupes porque no tendrás que hacer grandes cambios en tu CV, lo que sí es importante es que lo actualices y lo adaptes al puesto, igual que harías si te inscribes en una oferta de empleo. Antes de editar el documento, ten en cuenta estos aspectos:

  1. Conoce a fondo el puesto. Si vas a optar al puesto debes conocer en profundidad todos los detalles del empleo. Preguntar a compañeros que están dentro de la empresa en puestos similares o superiores puede servirte de gran ayuda.
  2. Destaca lo más relevante. Una vez que tengas la información sobre las habilidades que se requieren para el trabajo, conviene que repases tu CV para destacar aquellas competencias que están relacionadas con el puesto al que te vas a postular como candidato.
  3. Destaca tu experiencia dentro de la empresa. Es muy probable que el profesional que se encargue del proceso no conozca tu labor dentro de la empresa, por eso es fundamental que la incluyas en tu CV.

De cara a la entrevista, debes saber que como en cualquier proceso selectivo, esta fase es crucial. Por eso debes prepararla a conciencia, teniendo en cuanta que este tipo de entrevistas se diferencian de las tradicionales en tres aspectos:

  1. Mayor conocimiento por parte del entrevistador: esta es la principal diferencia. En una entrevista interna el reclutador tiene acceso a mucha información sobre el candidato. Esto hace que las preguntas entren en mayor detalle y exija que el candidato responda a cosas más específicas.
  2. Mayor relevancia al conocimiento que se tiene de la empresa: el entrevistador busca también del candidato un mayor conocimiento sobre la operativa de la empresa y que esté ampliamente familiarizado con su actividad.
  3. Familiaridad con el entrevistador: si el entrevistador y el candidato se conocen el ambiente de la reunión será más relajado y distendido. No obstante, el candidato en todo momento debe mantener una actitud profesional y emplear un tono adecuado al objetivo del encuentro en su discurso para demostrar su valía e interés.

Las preguntas que más se suelen repetir son:

  • ¿Qué te diferencia del resto de candidatos?
  • ¿Cuáles son tus motivaciones para seguir desarrollando tu carrera dentro de la empresa?
  • ¿Qué aportarías a la empresa en el nuevo puesto que no puedas aportar en el actual?

En la elección final de un proceso de promoción interno hay detalles que pueden inclinar la balanza a favor de un candidato u otro. Por eso es fundamental que desde el principio muestres interés en el puesto y estés abierto a los nuevos cambios que puedan conllevar el empleo.

Si estás inmerso en un proceso de promoción interno, ten en cuenta todos los consejos que hemos comentado para destacar como un firme candidato al puesto. ¡Suerte!

COMPARTIR

CONTACTO
Distrito Telefónica, Ronda de la Comunicación, s/n,
28050 Madrid

Tel. 91 598 90 00
e-mail. tempotel@telefonica.com

AGENCIA DE COLOCACIÓN
Nº Aut.: 1300000012

EMPRESA DE TRABAJO TEMPORAL
Nº Aut. Adva.: 28/0105/96